domingo, 1 de junio de 2008

HILDA ROCCIA

*
EVOCANDO A ANA O (S.FREUD)

Veía caer la tarde lentamente
a través de los cristales de mi ventana,
los rayos caprichosos, sin fuerzas del sol
se filtraban con un viso diferente,
mientras con mi instinto te esculpía sin palabras.

Y apareciste... con un aura dorada...
altiva, dominadora, diosa en todas tus formas,
en tus ojos azulados la mirada tierna,
de esas que tienden a trasladarte hacia el cielo,
viajando en una nube asediando a la tierra.

Y sí... fue allí que abordaron tímidas mis manos,
cauteloso en disfrutar el contacto con tu piel,
mientras mi corazón galopaba paranoico,
al tratar de ondularte en tus perfectas curvas de mujer.

Eras demasiado grandiosa para mi hombría,
para alguien tan simple como yo, demasiado soberana,
solo callé, con una mudez no caracterizada,
al comenzar a inventar como llamarte
lo susurraré con un dejo de miel, mi dulce ANA,
ese era el nombre para nada olvidado
de una hija que la vida no había querido darme,
en los diversos caminos virtualmente indefinidos,
donde se quebraron mis deseos deliberadamente,
dejando sabores de impotencias y de rabias...

Y esbozas, ya entre las primeras tinieblas
de esa noche,
una media sonrisa,
mientras la tibia brisa,
acuna la brillante cabellera platinada en un reproche...
pues no quiere dejar que vengas a mi...
y ansío tocarte, mi adorada Ana...saber que no eres un sueño,
en la que despertaré y te convertirás en nada...

Aspiro peregrinar por tu cuerpo y recorrerte,
escondiéndome lujurioso entre tus pechos,
bañarme sin pesares en la laguna azul de tus pupilas,
extraer el néctar en tu interior,
y en las comisuras de tus tiernos labios...
¡tanto te esperé!, ¡tanto!, que estoy dolido,
pasaría de largo mi vida entera por otro instante como este!
mi amada Ana...
¡Que difícil es penetrar sigiloso en tu sentido!

Triste es saber
que solo eres un espejismo,
en la locura de mi mente.


Hilda Roccia

*****

DESVENTAJA

Juego en desventaja contigo,
y me sabe a trampa.

Yo a este corazón mío,
lo despliego sobre el espejo
de un cristalino río burbujeante,
en cambio tú,
lo escondes en su ribera,
con el ramaje de unas letras.


Hilda Roccia
Argentina

5 comentarios:

Rossana dijo...

Gusto grande mi querida Hilda, hallarte en esta página y disfrutar de tu poesía.
Besos de luz
Tu Rossina

Constanza A. Cofré Berger dijo...

Hermosos versos.

Saludos

Ana Muela Sopeña dijo...

Querida Hilda:

Tu poesía es muy rica en vocabulario, en expresiones y emoción poética.

Tu versatilidad me encanta. La admiro.

El primer poema, escrito desde la perspectiva de Freud es sencillamente magistral.

El segundo poema, de tipo breve, nos permite reflexionar y ahondar en los silencios del alma, en las carencias, en el amor y en los juegos de poder. En el amor y en los juegos, todo tipo de juegos. El azar, el destino, el riesgo, inherente a la vida...de otor modo no sería vida.

Disfruto mucho con tu presencia en este espacio.

Mi cariño
Enhorabuena
Un beso
Ana

Gabriela dijo...

Mi querida Gaviota... Qué maravilla encontrarnos aquí en este espacio donde confluyen kas buenas energías. Y tú, con esa fuerza capaz de crear belleza.

Una poesía, densa e interesante.
Te sigo, poeta.
Un abrazo de mar a mar

Gabriela

Rosa y Adonis dijo...

La excelencia de tu voz es un recorrido olímpico en donde la antorcha se desplaza de verso a verso de escalón inferior a escalón superior...siempre ascendiendo..pero esta escalada hacia el uni-verso final no fatiga...sino todo lo contrario..cada peldaño subido es un impulso añadido para seguir elevándose a través del poema. El contenido mágico, alquimico y hasta telúrico...Ya hubiera querido el Señor Freud dimanar una quinta esencia partida por mil de la que tus versos imanan... Tu Poesía "es demasiado grandiosa para alguien tan simple como yo (demasiado soberana)...
Abrazos desde la mudez de Rosa ...una enana a tu lado.