miércoles, 6 de enero de 2010

ANA MUELA SOPEÑA

*
HORAS PRESENTIDAS

Te amaré,
en las horas presentidas del crepúsculo,
entre gaviotas suaves de silencio,

sonámbula en la piel del desarraigo,
vestida con la lluvia de tu voz.


Ana Muela Sopeña


*****

CALEIDOSCOPIO DE MUJERES

No soy una mujer,
soy un caleidoscopio de mujeres...

He venido con Lilith desde el fuego,
a través de lo oscuro primigenio
de heridas y de sangre.
Con sal en esas grietas del abismo
que inunda de obsidiana la belleza.
Jadeos de la sombra
entremezclados con la piel.
Astillas del derrumbe
en el cuerpo del agua y de la tierra.
En cenizas y brasas,
Lilith baila mi luz,
en volcanes de sílabas y signos
que trazan en umbrales de coral
trayectorias ansiosas de una Hespéride.

Pero también soy Eva
que silencia su aliento en sauces de los siglos
y respira la vida en sus orígenes.
En la interdependencia de relojes,
las brújulas sonoras resquebrajan
cementerios de lúpulo o de lirios.
Una búsqueda errática
abre cauces al sueño de la bruja,
en las cuevas del sur con belladona
o en la raíz extraña de los astros.

Con Sofía me pliego al vals del código,
me columpio en las letras de los clásicos,
sumerjo en bibliotecas de los árboles
esa caligrafía de los lobos
que, en diccionarios de ábacos,
persigue los egrégores del humo.
Acuden los milenios a mis manos
como íncubos pícaros.
Desciendo por las élites
en líneas de los círculos del tiempo.
Voy bajando sin miedo por la historia
hasta llegar a clanes paleolíticos
que buscan la abundancia en territorios,
donde un ritual de caza
contempla los crepúsculos alados.

Me elevo como virgen de Corfú
corriendo por los prados del placer,
con túnica de dríade,
soñando y al acecho...

Tengo un cesto de mimbre
que entrelaza mis células
con Lilith
en cabañas de madera,
con Eva
en la raíz del estramonio,
con Sofía
en el mar de los Sargazos
y con la virgen griega
en gineceos
protegidos sin límite por tortugas y leonas.


Ana Muela Sopeña

18 comentarios:

Manuel Martínez Barcia dijo...

Retorno del futuro,
de un universo paralelo.

Una puerta estelar
colapsa dimensiones
y enloquecen los cronómetros.

¿Hay alguien ahí?


Shhhhh

Agujero negroooooo



Ana Muela Sopeña




Ni yo mismo, tu más fiel lector y seguidor, hubiera podido elegir de tus palabras, el resumen en dos únicos poemas, de toda la belleza que atesora el tiempo de la magia entre tus versos.

Magnífica selección, Ana. Sin duda, dos de mis poemas preferidos.


Gracias por escribir, y por ser tan maravillosa poeta en la piel de tan grandísima persona.

Un beso
Manuel

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Manuel, por pasar y por brindarme tus palabras.

Amigo en la palabra, amigo sin tiempo.

Gracias

Un beso
Ana

Julio Cob dijo...

No entiendo mucho de estas cosas, pero cada frase queda por debajo de la siguiente, que in crescendo es como el listón que va elevándose, y tú consigues superarlo.

Cada frase encierra un aspecto de la vida y creo que hay que detenerse un instantes para reflexionar sobre ella.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Julio, por leerme y por ofrecerme esta opinión tan positiva.

Un abrazo agradecido
Ana

Óscar Distéfano dijo...

Tu poesía crece, Ana, en calidad formal (precioso ritmo), y en contenido, donde se percibe la incesante búsqueda del propio ser. Te aplaudo, amiga.

Óscar

Ana Muela Sopeña dijo...

Óscar, es un placer verte por aquí. Gracias por brindarme tu opinión tan positiva.

Un abrazo, con cariño
Ana

Pedro Casas Serra dijo...

Sigo tu poesía, la belleza de tus poemas, Ana, allá donde la encuentro, hoy en tu blog. Feliz Año! Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Pedro, por leerme y por tus buenos deseos.

Un abrazo grande
Ana

María García Romero dijo...

Ana, dos poemas maravillosos!!...Tu verbo exquisito, culto y sentido, trasmiten emoción y la búsqueda incesante de tu esencia.
Gracias por compartirlo.
Un gran abrazo, querida amiga y, mi admiración.

Ana Muela Sopeña dijo...

María, gracias por tus palabras tan generosas.

Te dejo un abrazo, amiga
Ana

Julio dijo...

Todo cuanto te han dicho hasta ahora puedo suscribirlo sin dudarlo un segundo, Ana. Magníficas entregas las que nos dejas aquí hoy. Con un abrazo.
Salud.

Ana Muela Sopeña dijo...

Julio, me alegra mucho que te hayan gustado estos dos poemas.

Un abrazo fuerte, amigo
Ana

Perfecto dijo...

En estos poemas que nos ofreces, se encierra ese extraordinario modo de aquilatar las palabras que escoges, para ofrecer siempre un producto acabado, útil por si mismo. Desde el momento en que lo creas, tu poema ya tiene vida propia, y no necesita nada más que de lectores.
Hasta ese punto apreciamos tu obra los que te venimos leyendo, ya hace algún tiempo. Creas y creas, y nosotros nos felicitamos por la suerte de poder tener a la mesa tan hermosos frutos.

Te doy las gracias por seguir esta feraz producción de luces, de espacios siderales, de juegos de sombras y sensibilidades y por hacerlo tan bien y compartirlo con todos los que tenemos la suerte de leerte a diario.

Hoy toca felicitarte a ti: FELICIDADES POETA, FELICIDADES MAESTRA.

Ana Muela Sopeña dijo...

Perfecto, muchas gracias por tus palabras que aprecio sinceramente.

En este aventura de la palabra siempre estamos en el camino del aprendizaje. Investigando y aprendiendo.

Te dejo un abrazo, con cariño
Ana

divannimolotov dijo...

Me encantaron tus dos poemas Ana.
-Especialmente el primero. Hay cierta intimidad en lo emitido.
Dulzura hecha patente.

Abrazos, beso.
DD

.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Divanni. Hacía tiempo que no te veía. Es un placer verte por aquí y saber de ti.

Me alegra que te hayan gustado estos poemas.

Un abrazo de luz y poesía
Ana

Gabriela Amorós dijo...

Ese caleidoscopio que nunca se pliega a la clonación de identidades, que renueva su devenir de contornos e insinuaciones... y que necesita de la luz para gozar de todas sus plenitudes...
Me encantó el poema y el símil del caleidoscopio. Te felicito.

Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Gabriela, es una alegría tener por aquí, como lectora.

Un beso enorme
Ana