viernes, 31 de octubre de 2008

JUST GAFAR

*
SEÑAL DE ALGO

a quien lo necesite

El pájaro estuvo largas horas
cerca a mi ventana

No le quise hablar
Afuera llovía
y temblaba en sus alas
el hilo sangrante de una ausencia

Le dolía, lo sé

Cuando me acerqué
voló hacia la calle contraria
y se estrelló contra un autobús
que pasaba aprisa

Grave error eso del silencio

Llamé a un amigo después
y lo invité a tomar un café
en el plaza real

Charlamos, pero no le conté
sobre lo sucedido en la mañana

Llovía y yo temblaba
Los autobuses pasaban como autobuses
No me nombraban al pasar

Volví a casa bastante tarde
y encontré otro pájaro
cerca a mi ventana

Hablé con él hasta la madrugada

-Te duele, me preguntó?
Ese hilo sangrante sobre las alas
-Te duele?


Just Gafar

*****

MORFINA

Hoy podría ver morir todos
los pájaros en mi voz
Ahogarlos en mi mismo
como cisnes rotos
cayendo
en un oscuro lago

Y podría visitar sin lágrima alguna
un jardín temprano de flores blancas
y muertas
como la tumba de mi padre

Hoy podrías decir que has cerrado
todos los muros de tu cuerpo
Esta vez ya para siempre
al campo blando de mi nombre
Y aún así no importaría

Cómo pude pasar una vida de morir
sin probar la luz de este medicamento

Escucho, sin que la noche me lastime.


Del poemario "Campo Enfermo"

Just Gafar

Colombia

5 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Preciosos poemas Just. Tu palabra poética es fantástica. Tienes profundidad y mucha alma en cada palabra y verso que escribes.

Un beso muy fuerte
Ana

Mamen* dijo...

Maravilloso encontrarte Just, tus poemas me llenan y me encantan.

Un abrazo grande.

Gracias Ana.

dijo...

Estos dos poemas de Just son geniales

En particular el primero a mi me deja mucho...

Por no decir que todo lo que le he liedo me gusta...

Me parece excelente que lo tengas de vuelta en tu oasis

Abrazos

Elisa dijo...

Poemas geniales, que no dejan indiferente, que remueven por dentro. Me han enseñado un par de cosas.

Un saludo desde mi balcón!

Carina dijo...

Just, es excelente este trabajo y muy bueno volver a leerte, volver a encontrarte, gracias a Ana... un beso grande