viernes, 17 de diciembre de 2010

ROSA IGLESIAS

*
AMAMANTÁNDONOS LA LUZ

Renacerme ya, distinta,
amamantándome de luz,
en sucesiones insinuadas como cero

Alumbrarme, claridad ambigua,
cimentando imperios intuídos que se fraguan
luz de leche almibarada
y miel divina

Tras el fuego fatuo y tras la huída,
se tributarán, pan de azúcar como diezmo

Dime si en aquel ocaso,
sol y exaltación del mediodía,
perdiste, acaso, de las sombras la certeza
cual oblicuo amanecer que sin promesa
se anunciaba madreluz que prometía

Nunca merecimos ser distintos a los otros,
ser los ambidiestros nombres destruídos,
cuando a nos, el sol, amedrentaba
con su ley de luto sin justicia

Nunca nos acontecimos cielo incierto,
desenterrándonos azules del olvido,
como aquéllos que florecen, adentrados,
diafanando claridades de los días

Renazco pues, ahora, y al saberme plena,
soleada, distendida
para adormecerme amanecida,
transmutada
con la hechura y contraluz, invertebrada,
hacia el cero existencial,
ampliamente disuadida

Como de una dimensión contraceptual
que ante la blanca luz se difumina
que bajo las atenuantes alboradas, se alborota
renovada, distraída,
albi roja,sorprendentemente detenida,
amamantándose en la luz
con las guardias castas, mantenidas,
desde el infinitésimo tragaluz
hasta el nutricio y maternal, diseminado prisma...


Rosa Iglesias


*****

LA CAMPANA DEL AIRE

Era la campana del aire
La puerta derribándose del orgullo y la ventana
La ondeante bandera de mi espíritu corsario
bordándose con lúmenes y pneumas

Era el hueco perforado en mi corazón asteroide
El cráter tallándose sima
en mi taladrada memoria semántica

Era el clavel que se perfuma de brisa

Era la implosión del oxígeno catártico
socavándose manso en mi pecho
La huella esculpida a fuego lento en mi hielo
con las llamas agónicas de una zarza en cenizas

Era la nana dormida y grabada en mi cuna
con una gota sumisa de perenne llanto

Era el dolor y la risa

Era
la mágica y sorprendente
manera
de resucitar mi lazarosa sonrisa
abreviándome la espera

Como una campana de gloria
tañéndose amor en el aire era


Rosa Iglesias


*****

ADONDE LOS ELEFANTES SE MUEREN

Me quiero ir a morir
adonde los elefantes se mueren
dejándose extinguir sin resistencia al ocaso
y sin miedo;
adonde la muerte se labra costumbre cotidiana
y acampa impune a sus anchas
las miriadas de primaveras muertas
lánguidas, enigmáticas,
plenas de rituales y de adioses

Me quiero ir a morir adonde, errante y lumínica
más allá de mi espíritu doméstico y diplomático,
pueda desplomarme sin contemplaciones
litúrgicamente animal

Adonde los elefantes, amontonándose y sin descaro
se dejan llevar por sus debilidades
y, simplemente, se mueren


Rosa Iglesias


*****

Su blog último de poemas (desde allí podéis acceder a más blogs):

http://laindomitapalabra.blogspot.com/

Su blog de poemas grabados por ella misma de diversos autores

http://lavozbordadaenelverso.blogspot.com/

Su canal de vídeos poéticos. Montajes poéticos realizados por Rosa Iglesias, partiendo de poemas de diversos autores:

http://www.youtube.com/user/IreneRojo5#p/u/0/JT1tx5CR2HE

10 comentarios:

Perfecto dijo...

Mis saludos a ambas, amigas y compañeras de estos lares poéticos.
Una gratisima sorpresa encontrar estos poemas, ambrosía del refinamiento de Rosa. Bellisimos.
Mi enhorabuena a ambas.

Besos, muchos besos.

Perfecto Herrera.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Perfecto, por pasar y dejar tu huella.

Un abrazo, amigo
Ana

Rosa Iglesias dijo...

Gracias, querido Perfecto
Agradezco tu presencia siempre amable y cariñosa para conmigo
Un abrazo inmenso poeta

Besos

Rosa

Rosa Iglesias dijo...

Ana, ya sabes ...

Gracias siempre, siempre te quiero amiga mía

Besos

Rosa

Manuel dijo...

Tras esa voz melódica, escribe la mujer con alma de poeta, amamantándonos la luz con leche almibarada y miel divina. Con campanas al aire y claveles que se perfuman de brisa; que nos lleva por la senda del misterio, sin resitencia al ocaso y sin miedo,adonde los elefantes se mueren...

Un auténtico regalo navideño esta impronta de ti que nos dejas, Rosa.

Un abrazo grande a ambas.
Manuel

Rossana dijo...

Buenas tardes:
Me asomo ( y no debiera, porque voy con prisas) y a este par de poetas, las tengo en mi más alta estima.
AMIGAS/HERMANAS
Mi lengua quisiera pronunciar tantas cosas.
Los poemas, conocidos por mí, necia sería si no me asomara al proverbio, a la voz que hace hincar a mis espinas y se mete entre mis calles interiores.
No se ha de cansar mi boca en agradecer vuestra amistad.
Mis ojos satisfechos van conmigo y observan más allá.
Desde la luz y hacia ella.
De estos labios mios que quieren pronunciar lo que sienten
Les envío a ambas un Te quiero.
Los poemas, con mucho respeto, regresaré a decir.
De momento GRACIAS, por tanto que me entregan y tú, querida amiga Rosa Iglesias
Preciosa es la fuente de tu palabra, te lo he dicho.
Hasta siempre
Rossana

Juan Fionello dijo...

Una gozada los poemas de Rosa Iglesias que nos dejas, Ana.
Excelente poesía.

Abrazos a ambas.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Rossana y Juan por vuestras palabras.

Un abrazo grande
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Manuel, por pasar y dejar tu huella generosa.

Besos
Ana

María García Romero dijo...

Rosa, querida mía, hermana, te voy a decir aquello que me haces sentir:Que no calles jamás el caudal de tu inspiración, que nos sigas haciendo partícipes de tu mundo poético, que nos toques así, directo al corazón...Gracias a ti por tu poesía pura, sin artificios.
Gracias Ana por esta convocatoria tan especial que llevas a cabo.
Para las dos, todo mi cariño incondicional.
Abrazos!
María.