martes, 3 de noviembre de 2009

MANUEL MARTÍNEZ BARCIA

*
SECUENCIAS DE LLUVIA

I

Pudo ser agua la gota en el tiempo,
y llegar aún más lejos
de lo que nunca podría imaginar

Fue al principio un sueño

Luego un paisaje en su mismo origen
mojado por la lluvia

Y la lluvia fue del mar
como sangre en la nieve,
que arde en el origen
de la nada fluyente
y en su seno amanece

Una lágrima de mar,
tomó del agua la sal
antes de ser herida
que naufraga en su herida,

y añora la corriente en que regresa
el goteo del agua a su memoria;

mientras siente la sed en la distancia,

aquella humedad que nunca se olvida
de otra existencia en el mundo inicial,

como la nostalgia que moja los pies
con caricias venidas de la lluvia.


II

Dichoso el mar que abandona su seno
y acaricia la cima
de espuma adolescente

Entonces, sí. La sal era sencilla,
con los pies de agua y ojos de luz,
que de cielos inmóviles se adueña
y sus jardines de sol

Triste es la desnudez del grito de la sed
de la lluvia que llora
abrazada a su fría soledad

Se desangra la nieve
cuando el deseo se rinde al silencio
en los márgenes ignotos del querer

Y también mueren las olas más altas,
fascinadas por la furia desmedida
de su propia plenitud.


III

No hay lugar para el juego de la lluvia
en las horas psicodélicas del mar

Se está quemando el agua,
y arde su memoria en la luz mojada
que tras la rebelión de los espejos
sucumbe en su espectro frío y ciego

Y no cesa de llover
en el caos de la demencia de la sal
esposada al furor del que se nutre
mientras fluye el espíritu de la sed

Gemidos bajo gotas de utopía
galopan a caballo de la espuma
que liberan la etnia de las olas
de su tan alucinógeno trance

Y sin música ácida en el alma
se asieron a las manos de la nieve
manantiales de humedad
que lavan las cenizas de la sangre

Y la tenaz insistencia del agua
sólo reclama las huellas desnudas
olvidadas en su propia orfandad.


IV

Cede el agua mientras callan las sombras
en el himno a la emoción,
donde la luz se desmaya en su eco
y encienden los oasis sus fronteras

No hay ruido, no hay dolor
en el temblor del miedo a la soledad
del último latido que agoniza;

sólo soplos eternos
de suspiros en las gotas de la muerte
que pueblan vida y sangran el vientre
en el umbral de los signos vacíos
que sonríen al partir.


V

Y después de las lluvias torrenciales,
en el mar que también tiene jardines,
se acentúa el aroma de la hierba
suspendida en las tibias moléculas
del agua que se esposa a su grandeza

Y en ella se respira
el aire de los sueños misteriosos
que se funden en vientos de sí mismos,

y evocan la presencia de fantasmas
que desvanecen en golpes de espuma
los gestos de la ira,

que ya no tiembla; se aclara, y muestra
la calma de los cielos inmóviles
y paz en el origen de la furia.


Manuel Martínez Barcia


*****

PÁJAROS DE LUZ

Dictado por la noche,
viaja el fuego en crepúsculos de nieve.
Es tan sólo el paisaje del invierno
arbolado en las sombras de sus llamas

A tientas en lo oscuro que fluía,
dos formas misteriosas sin sustento en su raíz
emergen de la bruma

Eran pájaros de luz,
traían en sus alas las claves del enigma,
los signos del silencio
de aquello que allí existe y nunca vemos

Luego llegaron
miradas invisibles,
caricias en mi piel hecha de sueños,
y besos que traspasan laberintos,

y estrellas que se apagan y se encienden
en tu cuerpo de diosa.


Manuel Martínez Barcia

13 comentarios:

Rossana dijo...

Buenos días por estas latitudes.

Debo confesar que me he quedado con ganas de continuar leyendo.

Preciosas imágenes, algunas incluso me daban la impresión de poder atraparlas entre mis manos.

Si, ha sido un verdadero gusto leer tu poesía Manuel Martínez Barcia.

Algo he leído en el foro de W. Faila ( A de Libertad )
Sin embargo en este espacio de ANA
Se disfruta mucho más la buena poesía.

GRACIAS ANITA por traer la poesía de Manuel
Gracias Manuel por compartir tus letras.

VIVA LA POESIA!!

Rossana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es un regalo maravilloso, Ana.

Gracias por el honor que me dispensas al formar parte de este Oasis de Palabras que has creado y del que soy ferviente admirador.

Y gracias, sobre todo, por compartir en poeesía los instantes solidarios que me has disfrutar.

Un abrazo grande
Manuel

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy hermosos estos dos poemas, Manuel. Ya sabes que tu poesía me encanta.

Espero que sea disfrutada por más gente.

Bienvenido a este Oasis de palabras.

Enhorabuena
Eres un Poeta
Un abrazo enorme
Ana

Miguel Iñiguez dijo...

Me ha gustado esta forma de sobrecogimiento en el agua, un elemento que depura y filtra su savia a través del cuerpo, cuando es que de humedad escasea, se satura o la anhela, ahí el poema sabe desplegar un lenguaje que nos impregna de lleno. Bella lectura

Enhorabuena Manuel

Un abrazo
Miguel

María García Romero dijo...

Muy hermosos tus poemas Manuel, la lluvia, la gota de agua, la sed, imágenes poéticas bellamente estructuradas que,conforman dos poemas, sin duda, de gran nivel que,ha sido un placer leer.
-!Gracias Ana!...-
Un abrazo, querido amigo.
María.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Buenas noches a este lado de ultramar, Rossana.

Son muy reconfortantes tus palabras para mí. Mil gracias por tu huella en estos versos.

Un beso
Manuel

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias otra vez por tus palabras, Ana.


Un abrazo muy grande para ti.

Manuel

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que hayas disfrutado de estos versos, Miguel.

Muchas gracias por tus cálidas palabras.

Un abrazo
Manuel

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es una alegría muy grande tu presencia en este Oasis de Palabras, María.

Muchas gracias por estar.

Un beso
Manuel

Ana Muela Sopeña dijo...

Manuel, gracias a ti, por estar aquí.

Un beso
Ana

María BlancaNieves dijo...

Sin lugar a duda, una de las mejores poesías que he leído en mucho tiempo. Qué impecables versos impregnados de bellísimas imágenes.

Mis respetos para Manuel.

Querida Ana, si alguien en la calle me pregunta ahora ¿Qué es cultura? Yo responderé sin titubear... tu nombre.

Te mando un beso con todo mi cariño.
Pasa el tiempo, y pronto te veré y a él también.

Ana Muela Sopeña dijo...

María, gracias por tus palabras. Es una alegría verte en este espacio.

Celebro que te guste la poesía de Manuel.

Brindo por ti, querida poeta
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Muchas gracias, María, por las huellas de tu paso que enriquecen a este Oasis de Palabras en que Ana nos asienta.

Un abrazo grande
Manuel