jueves, 18 de septiembre de 2008

ELISA BERNA MARTÍNEZ

*
AL CUELLO DE LA HISTORIA
(Zaragoza con niebla)

Esta es una ciudad de agujas.
Agujas antiguas que arañan los antiguos
sueños de los hombres.

A sus pies caminamos
-cabizbajos-
ignorando lo inmenso de sus hazañas.
Tan inmersos
en esta escalada profunda de enero.
Tan muertos.

Se enrosca la niebla al cuello de la historia,
y es hermosa
esta fiera lucha de la luz
conquistando la mañana entre la bruma.


Elisa Berna Martínez

*****

OJO POR OJO

Cuando descolgué el teléfono,
no pretendía en realidad
tu lástima.
Sólo quería escuchar el crujido
-largo y quedo-
que provoca el remordimiento en la conciencia.

Venganza.


Elisa Berna Martínez
Zaragoza - España

9 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

MADUREZ EXPRESIVA Y PRECISION.

Berna, has crecido. Eso es estupendo. Para nosotros los lectores, especialmente.

Me alegra volver a pasar por tus poemas.

La poesía es el más auténtico historiador. Apunta lo invisible, recupera lo olvidado, y puede hasta crear una memoria utópica.

Un beset

Viktor

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy original el primer poema, Elisa. Claro que es una ciudad de agujas. No sólo arquitectónicas sino psíquicas, supongo. Has logrado crear un clima fantasmagórico muy interesante. El cierre es espectacular.

El segundo poema habla de una emoción atávica. Amor y odio se imbrican de tal modo que a veces es imposible separarlos.

Formidables tus letras
Un beso
Ana

Óscar Distéfano dijo...

Muy buenos ambos poemas, Elisa. Es un decir mesurado y de elevado lirismo.
Los he disfrutado.

Un abrazo.
Óscar

Elisa dijo...

Gracias poetas, me habeis pillado de vacaciones estos días. Iré dejando algunas impresiones sobre mi viaje al mar en mi blog, así que os invito a pasar. Ana, perdona mi ausencia plisssss.

Un besico a todos y os espero!!

víctor dijo...

El primer poema es más que bellamente descriptivo, Elisa.
Me ha gustado:

/Se enrosca la niebla al cuello de la historia,
y es hermosa/

/ignorando lo inmenso de sus hazañas/

/Se enrosca la niebla al cuello de la historia,
y es hermosa/

Son tres imágenes muy buenas que hablan de tres nociones extensísimas para el pensar.

Sobre el segundo poema, me encanta leer y escribir poemas breves, porque tengo la seguridad de que la consición siempre da unos frutos contundentes y hermosos.
Y en tu caso no ha fallado.

La palabra que se queda rezagada -venganza-, magistral.

Un placer Elisa. Te felicito.

víctor dijo...

Perdona Elisa, en el primer poema, los primeros versos a que me refería que me habían gustado son:

/Agujas antiguas que arañan los antiguos
sueños de los hombres/

Porque todo lo vertical puntiagudo da mucho juego. Tanto como tendente a elevación espiritual, como a hiriente o doliente para el alma, como si fuesen cuchillos.

Disculpa, es que copié dos veces los mismos versos en el comentario :)


Un abrazo. Felicitaciones.

Annabel M. Z. dijo...

Me gustaron. Sobre todo el segundo, que me sacó una sonrisa con una brizna malévola.

Un gusto venir a tu blog.

Elisa dijo...

Gracias Víktor por tu análisis, ese primer poema es uno de esos pocos que me gusta sin peros. El segundo es de esos que te asaltan sin permiso, espontáneo. Gracias de verdad por pasar.

Gracias Annabel, me alegro que te gustaran los poemas. Ese segundo tiene algo de perverso y cómico a la vez.

Un abrazo a todos!!

Marcos Callau dijo...

Estupendo Elisa. Me ha encantado tu poema dedicado a Zaragoza. No sólo me ha encantado sino que me ha puesto los pelos de punta y el corazón de gallina...(bueno, mejor la piel). Enhorabuena por esos versos.